El Banco de España controlará que la plusvalía por criptodivisas pague impuestos

• Urge a los brókeres especializados a registrarse en las próximas semanas
• La medida se suma a las iniciativas ya emprendidas por CNMV y Bruselas

Los reguladores continúan avanzando en el ambicioso proceso de poner control en el esquivo mundo de los criptoactivos. El siguiente paso dará comienzo en España en las próximas semanas, cuando los proveedores de criptomonedas conocerán las indicaciones y los formularios necesarios para solicitar su inscripción como tales en el Banco de España.

La institución ha publicado el aviso de que prevé tener listo entre el próximo mes y octubre todo lo necesario para la realización de ese trámite, de forma que el 29 de octubre esté ya en funcionamiento el registro de proveedores de servicios de cambio de moneda virtual por moneda fiduciaria y de custodia de monederos electrónicos. Es decir, un registro de todo lo referente a la operativa con divisas virtuales, desde la compraventa a su custodia y almacenamiento.

La creación de este registro quedó definida en la disposición adicional que se incluyó en la ley de blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo y que se recogió en un real decreto ley del pasado abril. A partir del 29 de octubre en que comenzará a estar en funcionamiento, estos proveedores de criptomonedas aún dispondrán de tres meses más para inscribirse en el registro.

Esta iniciativa es un paso más en los esfuerzos por prevenir el uso de criptomonedas como vía para el blanqueo de capitales y para reforzar el control tributario por las operaciones con estos activos. A partir de ahora, los operadores de este mercado tendrán que retratarse ante el Banco de España cualquiera que sea su nacionalidad siempre que la base, dirección o gestión de su actividad radique en nuestro país y con independencia de dónde se ubiquen sus clientes.

La multa por operar sin estar registrado puede llegar a 10 millones de euros

También deberán suministrar información acerca de las operaciones sobre monedas virtuales a la Agencia Tributaria. Las operaciones con criptodivisas están sometidas al pago de impuestos como pérdidas y ganancias patrimoniales y pagan hasta el 26% en el IRPF. Pero, en la práctica, las ganancias han escapado al control fiscal. Ahora no será así.

El Banco de España analizará además si los proveedores de servicios de criptodivisas cumplen con los requisitos necesarios de honorabilidad comercial y profesional y su incumplimiento supondrá la pérdida de la inscripción en el registro. La prestación de servicios sin estar registrado será una infracción muy grave y estará sancionada del mismo modo que sucede con las entidades financieras no autorizadas por el Banco de España. Así, las sanciones a los operadores podrán llegar hasta los 10 millones de euros.

Guindos pide más control

“No los prohibiría, pero se les tiene que exigir a los emisores las mismas condiciones que las que se les exige a otros emisores de activos financieros y evitar todo lo que tiene que ver con blanqueo de capitales o financiación del terrorismo”, declaró ayer el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos sobre las criptomonedas. El ámbito de las criptodivisas es de hecho un territorio sin ley que se escapa al control de la Agencia Tributaria, el Banco de España y la CNMV pero sobre el que se van tomando iniciativas para su control. El regulador del mercado financiero español tiene en la actualidad en fase de consultas la circular que regulará la publicidad de los criptoactivos, con el fin de prevenir al pequeño de inversor de los riesgos de este tipo de inversiones, sobre los que la CNMV ya ha advertido en reiteradas ocasiones.

En paralelo a estos proyectos de regulación a nivel nacional, la UE también avanza en la elaboración del reglamento con el que se establecerá el marco de actuación de los criptoactivos y las plataformas que operan con ellos y que se conoce como MICA (siglas de markets in crypto-assets).

Con esta norma se establecerá un conjunto de reglas que armonizarán los términos para que un operador de criptoactivos pueda trabajar en la UE y ofrecer así sus servicios en cualquiera de los países del club europeo. Los organismos responsables de dar la correspondiente autorización serán el Banco de España o la CNMV, estando aún por determinar cuál de ellos será. Por el momento, al Banco de España le corresponde solo el registro.

El reglamento que está preparando la UE sobre los criptoactivos tiene también como una de sus principales tareas definir cuáles han de tener tal consideración son y por tanto si es necesaria autorización para operar con ellos. De momento, se ha excluido de la norma a las divisas digitales respaldadas por los bancos centrales, como el euro digital que está analizando el BCE, y también a los denominados tokens no fungibles, que pueden negociarse y acumularse de forma especulativa pero son en cambio difícilmente intercambiables. De hecho, su principal característica es que son únicos e irrepetibles, una suerte de cirptodivisa de coleccionista.

En el real decreto español que recoge la creación del registro de proveedores de divisas digitales se establece que se entenderá como moneda virtual la que no esté emitida ni garantizada por un banco central y que “no posee estatuto jurídico de moneda o dinero, pero que es aceptada como medio de cambio y puede ser transferida, almacenada o negociada electrónicamente”.

Fuente: supercontable.com

Entradas relacionadas

Deja un comentario